lunes, 9 de noviembre de 2009

Traumas

Caperucita no supero el trauma de que un lobo se tragase sin masticar a su abuela, ni que se travistiese con su ropa, así que ahora no puede evitar ponerse como una fiera al ver a un lobo, aun que ahora ya no necesite que la salve un cazador.
(Víctor Martínez)

3 comentarios:

Irene dijo...

jajajajjaa, la caperucita al borde de la locura asesina jajajaja creo que ésta le corta el cuello a cualquier ser peludo que se cruce en su camino!

Raúl Ferrís dijo...

jajaja genial y dsenfadada como siempre!

davido dijo...

Y menudo cuchillo me lleva con esa hoja quebrada por mil partes, jeje. Mola!

Publicar un comentario